Maderoterapia

La maderoterapia o terapia con madera, es una técnica consistente en realizar un masaje utilizando diferentes elementos de madera como rodillos y ventosas desarrollados específicamente para realizar esta terapia, y con el objetivo de reafirmar y tonificar las diferentes partes del cuerpo sobre los que se aplican a la vez que se combate la celulitis.

La maderoterapia puede ser corporal o también facial.

Maderoterapia corporal. Se aplica, con fines estéticos, para drenar la adiposidad localizada y así modelar la figura, así como para relajar al paciente, reducir el estrés y tratar contracturas.
Maderoterapia facial. Persigue un efecto reafirmante, reactivando la producción de elastina y colágeno, mejorando la circulación sanguínea y tonificando el rostro.


Acciones fisiológicas y beneficios de la maderoterapia

– Ayuda a la preparación y/o recuperación de la piel en una fase pre o postquirúrgica
– Reactiva y estimula la síntesis de colágeno y elastina, mejorando la tonificación cutánea.
– Activa los sistemas circulatorios: arterial, venoso y linfático.
– Alivia la sensación de piernas cansadas descongestionando y desinflamando.
– Favorece la reducción y eliminación de depósitos de grasa localizados.
– Mejora de manera importante los diferentes tipos de celulitis.
– Favorece la recuperación y marcación de la cintura.
– Reduce centímetros y define formas.
– Tonifica la musculatura
– Rejuvenece y suaviza la piel.

La maderoterapia también es utilizada como técnica holística para minimizar los niveles de estrés, aliviar dolores, estimular la renovación celular y permitir que las personas puedan equilibrar su energía.

La eficacia de la maderoterapia varía de una persona a otra, dependiendo de factores como la edad, el peso y la frecuencia del tratamiento. Si bien es difícil garantizar los resultados, muchas personas han encontrado que este tipo de terapia es a la vez útil y relajante.


Instrumentos utilizados en maderoterapia

Los instrumentos que se usan en maderoterapia, están fabricados con madera como su nombre indica, y diseñados para adaptarse a las distintas zonas del cuerpo y generar sus efectos beneficiosos.

Algunos de los utensilios de madera que se utilizan en maderoterapia son:

Utensilios corporales:

  • Rodillo estriado. Ayuda a activar la circulación sanguínea y linfática además de provocar hiperemia.
  • Rodillo liso. Facilita la eliminación de adipocitos.
  • Copa sueca. Se emplea para tratar la adiposidad localizada y modelar zonas como la cintura, abdomen, muslos y glúteos.
  • Tabla modeladora. Contribuye a drenar la grasa y favorece la eliminación de toxinas. Se emplea para modelar las zonas más delicadas de la piel del paciente.

Utensilios faciales:

  • Rodillo de estiramiento facial: Activa la circulación sanguínea y el sistema linfático mientras tonifica la piel.
  • Rodillo facial liso: este rodillo es muy suave, ideal para pieles delicadas. Es eficaz para eliminar las líneas de expresión.
  • Rodillo facial esférico: perfecto para trabajar alrededor de los ojos, párpados caídos, hinchazón y ojeras.
  • Copa facial en forma de hongo: Estimula la circulación sanguínea y oxigena los tejidos, relaja los músculos y ayuda a moldear el rostro.
  • Copa facial sueca: es ideal para trabajar los pómulos y darles firmeza. Su acción de succión levanta el músculo y activa la circulación.

¿Cómo es la sesión de maderoterapia?

Antes de empezar la sesión con las maderas es importante preparar la piel con una exfoliación y aperturar los recolectores/paquetes ganglionares.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de maderoterapia puede durar de 30 a 60 minutos, y los resultados pueden comenzar a notarse desde la tercera sesión.

Con respecto a la cantidad de sesiones de maderoterapia, estará directamente relacionada a la evolución del paciente, pero normalmente se recomiendan de 10 o 15.