Doctor Vicente Ferrandiz

En el año 1920 nace el término Quiromasaje en España, concretamente en Barcelona y gracias al Dr. Vicente Lino Ferrándiz García (1893-1981). Consideramos al Doctor Ferrándiz como el padre del Quiromasaje. Este Dr. alicantino estuvo viajando y estudiando para regresar a Barcelona con una serie de técnicas masajísticas aprendidas de otros lugares de Europa y Estados Unidos.

Según el Dr Ferrándiz, el Quiromasaje no es un simple masaje, ya que es necesario un gran conocimiento de la fisiología y anatomía de la naturaleza humana. No se trata de una rutina de movimientos, sino de una rama científica.

La mano, no solamente diestra, sino adiestrada en la suave y extraordinaria potencia que solo la unión de la técnica del cerebro y la voluntad puede lograr, consigue la perfecta recuperación de las parálisis no solamente musculares, sino funcionales, en las que incluimos corazón, hígado, intestinos, vías respiratorias, etc., con una sencillez jamás conocida, sin fatiga para el operador ni para el paciente, cosa que no ocurre con otros procedimientos del masaje.

Dr. Vicente Lino Ferrándiz García. Padre del Quiromasaje.

Con esta última frase, el Dr. Ferrándiz evidencia la profesión del Quiromasaje, diferenciándola del simple masaje. Un Quiromasajista es más que un masajista, tiene un profundo estudio detrás. Un estudio de la compleja y bella anatomía humana.

Año 1933, el Ministerio de Educación Nacional aprueba la primera Escuela Española de Quiromasaje. En este momento clave se profesionaliza el Quiromasaje diferenciándose del masaje rutinario y de los masajistas convencionales de la época. La profesionalidad del Quiromasaje supera al masaje más convencional. Este mismo año, el Dr Ferrándiz crea su propia consulta en Barcelona.

Gracias al alicantino Dr Ferrándiz disponemos de técnicas que se realizan solo con las manos como amasamientos, presiones, fricciones y cacheteos. Ferrándiz falleció en Barcelona en el año 1981, dejándonos un gran legado de nuevas técnicas de masaje. Gracias a él, el Quiromasaje se ha convertido en el masaje español por excelencia: un masaje anatómico y fisiológico «made in Spain»